Recientemente malinterpretada como rebeco o sarrio, esta cierva es una de las imágenes más conocidas de la cueva de El Pindal. Se ubica en el panel principal de la cueva, en una posición destacada que parece jugar visualmente con los crestones naturales decorados en torno a ella. Manifiesta un fuerte convencionalismo en la representación trilineal de la cabeza y el perfil absoluto, con indicación de una única pata por par. La cierva se constituye, en determinados momentos del Paleolítico superior, como el icono preciso y constante del arte paleolítico cantábrico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s